Decálogo para triunfar en el Indietex.

Si quieres emular a bandas como Viva Suecia o Arde Bogotá, si quieres verte tocando en el Wizink en un ...

Decálogo para triunfar en el revival soul.

Si cualquier disco de Daptone Records te parece una bendición, si tienes sueños húmedos con Curtis Mayfield, si el Black ...

Decálogo para triunfar en el folclore indie.

Amarás el folclore, la tradición y el pueblo por encima de todas las cosas. No importa cuánto hayas renegado de ...

La música que escuchas es una mierda.

Como dice la gente de la publicación musical Hipersónica, vivimos en una época de “poptimism”. Sería algo así como el ...

Decálogo para triunfar en el post-punk.

Si quieres subirte al carro del nuevo revival del post-punk te damos diez claves con las que asegurar el éxito ...

ELVIS ESTÁ VIVO

musica

Cuatrocientos cincuenta y siete pasos.

Jose Garzón. Madrid es Calcuta o Río de Janeiro en algunas esquinas. Más bien Helsinki, piensa Antonio mientras camina con la mirada puesta en las cicatrices que los arañazos del tiempo dejan en las aceras. El silencio de las calles es extraño. Duermo mal porque anticipo futuros que después no suceden, dice en voz baja. Nada contiene más mentira en su...

musica

¿Cuánto pesa un violonchelo?

“Muchos amigos están ahora en las colinas, disparando contra sus antiguos compañeros, destruyendo la ciudad que construimos juntos”. Mirza Delibasic Jose Garzón. La primera vez que lo vi en directo metió veintinueve puntos. Fue en Skenderia, en un partido amistoso contra la URSS, poco después de que ganaran la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Moscú. Todos en Sarajevo...

Tengo en mis manos el polvo del desierto.

Tengo en mis manos el polvo del desierto.

Photo by ::RodrixParedes:: on Foter.com / CC BY Jose Garzón. Austin, Texas. (David Ramirez) Que sea David Ramirez mi nombre y mi padre un espalda mojada que cruzó de noche las aguas oscuras del río Bravo para alcanzar esta orilla. Que tenga en mis manos el polvo del desierto que avienta el mistral, el sol abrasador del mediodía que las nubes...